Comunidades


Periódico Judío Independiente
500 años de presencia judía en Brasil

Brasil está impregnado de historia judía, en los lugares
más inusuales. Las ciudades brasileñas están influenciadas en muchas
formas por su herencia católica.

Sin embargo, y aunque la comunidad judía de Brasil tan
sólo cuenta con 150.000 residentes (dentro de una
población de 185 millones) el judaísmo siempre ha jugado
un importante rol en la vida del Brasil.

La profesora Anita Novinsky, especialista en cultura
judía de la Universidad de Sao Paulo, dice, orgullosa,
“Brasil fue hecho por judíos”.

El lazo entre el pueblo judío y Brasil comenzó a fines
del siglo XVI. Durante los viajes de Colón, Gaspar de
Gama (que era judío de nacimiento) acompañó al
administrador portugués Pedro Alvares Cabral a Brasil.
Poco después, la presencia judía en Brasil, que lleva
medio milenio, comenzó escribirse en la historia del
“nuevo mundo”.

Muchos judíos que escapaban de la Inquisición fueron a
Brasil, muchos como conversos (por obligación) que
siguieron practicando su fe judía en secreto. Cuando,
alrededor de esa época, comenzó a practicarse la
agricultura en Brasil, las comunidades judías se
involucraron en las primeras plantaciones de azúcar. En
1646, había más de 50.000 judíos europeos en Brasil, la
mayoría de ellos, conversos.

Los alemanes tomaron el noreste de Brasil, y permitieron
la inmigración judía en esa área, y la práctica abierta
del judaísmo. La primera sinagoga de América fue
construída en Kahal Zur, en la provincia de Recife, en
1636. En las provincias controladas por Alemania, la
comunidad judía prosperó, involucrada en las
plantaciones de azúcar, las granjas y la esclavitud.
Aunque cueste admitirlo, muchos judíos del Brasil
estaban involucrados en la venta de esclavos.

Hacia 1645, había 1500 judíos alemanes en la región. Era
una comunidad organizada, con una Torah, un fondo de
tzedaká y un comité ejecutivo.

Otros judíos, que también huían de la Inquisición en
Portugal, fueron a parar a Sao Paulo, pero pronto
desaparecieron. Se asumió que se habían asimilado al
resto de la población, aunque recientemente se
encontraron tribus que viven dentro de la selva
amazónica y practican los rituales y tradiciones judías.


En 1647, las autoridades portuguesas de Brasil
arrestaron a Isaac de Castro por enseñar prácticas
judías, y lo enviaron de regreso a Portugal, donde fue
quemado en la hoguera.

Una guerra de 9 años entre Portugal y Alemania expulsó a
esta última de Brasil en 1654. Muchos judíos emigraron a
New York y a Europa. Aquellos que decidieron permanecer
en Brasil, se mudaron al interior del país, donde
formaron estancias.

En 1655, los portugueses cerraron el principal símbolo
de la judería portuguesa, la sinagoga de Kahal Zur. Este
templo se reabrió recién en 2002, gracias a la
generosidad de la familia Safra, dedicada a la actividad
bancaria. Hoy, la sinagoga más antigua de las Américas
es un popular centro cultural.

Portugal abolió la discriminación contra los judíos por
decreto real en 1773. En 1822, Brasil logró la
independencia de Portugal. Así, varias comunidades
judías comenzaron a resurgir en otras áreas.

En 1824, judíos marroquíes inauguraron la primera
sinagoga de Belem, una ciudad del norte de Brasil. La
llamaron Porta Do Ceu (Puerta de Cielo). En Manaus,
sobre el río Amazonas, una comunidad sefaradí comenzó a
crecer durante la Primera Guerra Mundial.

La Asociación de Colonos Judíos conformó el primer
asentamiento agricultor en Santa María, al sur de
Brasil, en 1902. Al año siguiente, un segundo
asentamiento se produjo en Bessarabia, donde 37 familias
se instalaron.

Al comienzo de la Primera Guerra Mundial, había sólo
7.000 judíos en Brasil, a los que, alrededor de 1920, se
le sumaron más de 30.000 inmigrantes judíos europeos. En
ese momento, había 20 escuelas judías en funciones. El
número de judíos se incrementó nuevamente, más tarde,
con la llegada de 3.500 judíos del norte de África.

En cuanto al gobierno, en 1967, seis judíos fueron
electos para el Parlamento Brasileño. En ese momento,
había ya 140.000 judíos en el país, la mayoría en Río de
Janeiro, Sao Paulo y Porto Alegre.

Durante los 70, hubo una pequeña actividad antisemita,
con algunos graffitis, y la distribución de propaganda
del grupo ultraderechista “Tradicao, Familia e
Propiedade”.

En 2005 hubo un resurgimiento del antisemitismo con
posters y volantes de propaganda islámica y palestina.
En un episodio, un grupo de jóvenes judíos fueron
atacados a cuchillazos, uno de ellos resultó gravemente
herido.

La comunidad judía de Brasil ha estado en constante
alerta ante la posibilidad de un atentado terrorista
luego de que Buenos Aires sufriera los ataques a la
Embajada de Israel, en 1992, y a la AMIA, en 1994.

El Brasil de hoy tiene diarios y revistas judíos, y un
canal de televisión judía llamado Mosaico. Un centro de
estudios judíos es parte de la Universidad de Sao Paulo.


Por Janet Darbey
Traducido y adaptado de Jewish Exponent.com


Número 429

Comunidades
Periódico Judío Independiente

www.comunidades.delacole.com
E-mail: comunidades@delacole.com

Editores y Directores
Dr. Alberto J. Rotenberg - Prof. Natalio Steiner

Domicilio Postal
Casilla de correo Nro. 49 - (1872) Sarandí - Prov. de Bs. As.

Teléfonos
4864-8738 (por la tarde)

Representantes en el Interior
Villa Angela (Chaco): Jacobo Garber - Moisés Ville (Santa Fe): Pedro Balhorn. Tel.: (03409) 42-0189.
Rosario: Saúl Bloj. Tel.: (0341) 433-1254. - Concordia: Batia Enguelberg. Tel.: (0345) 421-9822

Difundimos gratuitamente todas las actividades comunitarias.
Queda totalmente prohibida la reproducción total o parcial de los artículos de este periódico sin mencionar su origen.
La notas firmadas no representan necesariamente el modo de pensar de los Directores.

Registro Propiedad Intelectual
Nro. 206.708