Comunidades


Periódico Judío Independiente
Buscar afuera cuando tenemos las respuestas en la casa
Doctor Eyzer Klorman

En diversas oportunidades me han invitado a participar en paneles sobre ética médica.

Me ha llamado profundamente la atención que, salvo contadas excepciones, los participantes —algunos de ellos brillantes— no se hayan referido a la presencia divina.

Las exposiciones trataban sobre el inicio de la vida, los sufrimientos, las enfermedades y la muerte. Yo pienso y siento que no se puede llegar a entender la vida, desde la concepción hasta la muerte, sin la presencia divina. Hacerlo significa concebir al ser humano como algo solamente material sin ninguna trascendencia y desconocer el soplo de vida que D'os ha insuflado en cada ser humano desde el primer hombre y que nos permite entender, comunicarnos, sentir, pensar, vivir y trascender.



Hay un cientista político norteamericano llamado Fukiyama que escribió el libro: “El fin de la historia”, donde se refiere al fin de un ciclo político social. Este libro causó mucha repercusión en la sociedad y en la prensa norteamericanas.

Fukiyama declaró en una entrevista que él piensa que el ser humano forja su propio destino y es dueño de él y que en sus manos está todo lo que sucede. Él no cree que haya nada extrahumano - y se refiere a D'os - que tenga influencia en el devenir de la historia del ser humano.

Contrastando con este pensamiento, un profeta hace miles de años dijo: “Baruj Haguever Asher Iftaj Baadonai Vehaiá Adonai Miftajó”: “Bendito el ser humano que confía en D'os y D'os va a ser su confianza”. Y también dice: “Arur Haguever Asher lftaj Baguever”: “Maldito el ser humano que confía en el ser humano”. ¿Y por qué maldito? Porque el ser humano engaña al prójimo y se engaña a sí mismo. Cambia constantemente de parecer, es inestable. Por todo esto demuestra que es poco confiable, por lo tanto el que confía en él se frustra constantemente.

Entonces, podemos entender que para Fukiyama sea el final de la historia. Si se confía que sólo el hombre forjará su historia, es lógico que ésta tenga en cualquier momento su fin.

En cambio, el pueblo judío, que hizo un pacto con D'os desde los tiempos de Abraham Avinu, jamás pensó en el fin de su historia, a pesar de tantos y tantos esfuerzos por exterminarlo, ya sea espiritual y/o físicamente.

En contraste con los dos hechos anteriores, es tremendamente interesante lo que sucedió en Los Ángeles, California, con un señor llamado Goldberg.

El fue encarcelado con la falsa acusación de haber cometido un asesinato. En realidad era inocente. Estuvo 24 años encarcelado. Pudo adquirir libros de leyes y estudiarlos. Hizo su propia defensa en forma tan brillante que logró salir de la cárcel después de todo ese tiempo.

Cuando se le preguntó de dónde había sacado toda esa fuerza para resistir la prisión durante tanto tiempo - sobre todo siendo inocente- y la energía para su heroica lucha por su libertad, contestó que la había obtenido de su creencia en D'os y de su estudio de la Torá y el Talmud.

Cuando salió de la cárcel entró a estudiar en una yeshivá (instituto de Estudios Talmúdicos Superiores, donde se forman los rabinos).



Cada año, en Simjat torá se comienza a leer nuevamente la Torá.

Mi padre me contó que había una mujer judía que pensaba que cada año al leer la Torá, no se volvía a leer lo mismo, sino que se contaba algo nuevo y entonces preguntó: “Si el año pasado José fue a buscar a sus hermanos por orden de su padre y éstos quisieron matarlo y después lo vendieron a los mercaderes, y ya sabía lo que le podía pasar, ¿Por qué este año fue a buscarlos nuevamente?”

Esto, evidentemente, es algo irónico.

Pero, a pesar de que estamos leyendo y estudiando la Torá hace miles de años, para los judíos siempre está vigente y siempre es nueva.

Mi padre, el gran sabio talmúdico Rabino Mordejai Klorman, enseña que el TaImud es tan grande y rico como el mar. En él, están contenidos profundos conocimientos de todas las disciplinas: medicina, psicología, leyes, arquitectura, ética y moral, entre muchas otras.

Quiero presentarles la siguiente imagen: en la orilla del mar estalla una ola tras otra y ninguna es igual a la anterior. Así la Torá y el Talmud son grandes y eternos como el mar, pero siempre conservan una gran frescura como las olas que estallan en la costa.

Cada año estudiamos interpretaciones para cada uno de los aspectos de la Torá y nos deleitamos con sus comentarios y midrashim. Cada año nos volvemos a emocionar con lo que sucedió con Iaacov y Iosef y con todos los acontecimientos que relata la Torá, como si estuvieran sucediendo ahora mismo.

Cuando mi padre leía Eijá en Tishá Be Av, en la sinagoga delante de la gente, se emocionaba muchísimo con el sufrimiento de los judíos a manos de los babilonios, como si fuera actual. Los babilonios destruyeron el Primer Templo y desterraron a los judíos haciéndolos sufrir intensamente.

Es por esto que extraña profundamente que tantos jóvenes judíos vayan a buscar respuestas a sus interrogantes de vida con los budistas y con los ermitaños de la India, entre muchos otros. Cuando tienen esmeraldas y brillantes en su casa, representados por la Torá, el Talmud y las enseñanzas de los grandes sabios judíos, van a buscar respuestas afuera.

Esto es por ignorancia.

Nuestro deber, por lo tanto, es acercar a los judíos a las fuentes del Judaísmo, para que sean conscientes de los tesoros que están a su alcance. Al estudiar la Torá, el Talmud y las enseñanzas de nuestros grandes sabios, podrán encontrar respuesta a sus interrogantes y llevar sus vidas en forma equilibrada, plena, integra y sana.



* Médico psiquiatra. Autor de los libros “Matrimonio: el arte de convivir”; Editorial Planeta. Y “Las difíciles relaciones entre padres e hijos”. Editorial Sudamericana
eyzerklorman@yahoo.es

Número 419

Comunidades
Periódico Judío Independiente

www.comunidades.delacole.com
E-mail: comunidades@delacole.com

Editores y Directores
Dr. Alberto J. Rotenberg - Prof. Natalio Steiner

Domicilio Postal
Casilla de correo Nro. 49 - (1872) Sarandí - Prov. de Bs. As.

Teléfonos
4864-8738 (por la tarde)

Representantes en el Interior
Villa Angela (Chaco): Jacobo Garber - Moisés Ville (Santa Fe): Pedro Balhorn. Tel.: (03409) 42-0189.
Rosario: Saúl Bloj. Tel.: (0341) 433-1254. - Concordia: Batia Enguelberg. Tel.: (0345) 421-9822

Difundimos gratuitamente todas las actividades comunitarias.
Queda totalmente prohibida la reproducción total o parcial de los artículos de este periódico sin mencionar su origen.
La notas firmadas no representan necesariamente el modo de pensar de los Directores.

Registro Propiedad Intelectual
Nro. 206.708