Comunidades


Periódico Judío Independiente
Raanan Rein, historiador israelí especializado en historia argentina
“LAS PRIORIDADES DE ISRAEL NO SIEMPRE COINCIDEN CON LA DE LOS JUDIOS ARGENTINOS “
Raanan Rein, destacado profesor en historia española y latinoamericana, historiador y Vicerrector de la Universidad de Tel Aviv, dialogó con Comunidades durante su visita a la Argentina.



Especialista en la historia de nuestro país, el Profesor Raanan Rein se ríe y nos cuenta que estaba decidido a no trabajar sobre la historia judía. Empezó con la moderna y contemporánea de España y su tesis doctoral fue sobre el gobierno peronista y la dictadura franquista.



En la Universidad de Tel Aviv conoció a una argentina con quien se casó y viajó reiteradas veces a nuestro país: “Cada vez que vine, la gente me hizo distintas preguntas acerca de la neutralidad en la Segunda Guerra Mundial, de la entrada de criminales de guerra nazis, de la historia y la experiencia judía en este país y de las relaciones entre Israel y la República Argentina”. A partir de esa serie de interrogantes, comenzó a investigar y por eso hoy nos cuenta sobre “Argentina Israel y los judíos” cuya primera edición fue galardonada con el premio de la "Latin American Jewish Studies Association" para el mejor libro sobre temas judeo-latinoamericanos del año 2002.





Por Luciano Stilman, especial para Comunidades





¿Qué me puede contar de “Argentina Israel y los judíos”?

El libro se basa en un eje temático central tiene que ver con las relaciones entre el Estado de Israel y los judíos argentinos. Normalmente, la gente tiende a pensar los intereses, por eso yo elegí enfatizar las coyunturas que muestran, a veces, la incompatibilidad entre ambos. Hay que tener en cuenta, que el Estado de Israel tiene su orden de prioridades, y este orden no necesariamente corresponde a los anhelos y necesidades de las comunidades judías de este país.



¿Cuáles son las coyunturas que usted ve?

Yo veo por lo menos 4 coyunturas, donde los intereses entre ambos eran distintos. La primera es el régimen del Presidente populista Juan Domingo Perón; la segunda es a principio de los sesentas a raíz del secuestro del criminal de guerra nazi Adolf Echimann; la tercera durante brutal dictadura de los años setenta; y la cuarta en la crisis económica a principios de esta década. En cada una se puede distinguir la brecha entre los intereses del Estado de Israel y los de la comunidad organizada de los judíos o de distintos sectores de la población judía de este país.

Otro eje temático central es el análisis de las relaciones argentino-israelíes, en el contexto de las relaciones argentino-norteamericanas, ya que para mi no se puede entender sin este contexto.



¿De qué trata la primera coyuntura?

El peronismo de los años 40 y 50 ha sufrido de una imagen fascista y antisemita por el apoyo inicial de la Alianza Libertadora Nacionalista, un grupo de extrema derecha y por haber llegado al gobierno al poco tiempo de la finalización de la Segunda Guerra Mundial. Para los judíos argentinos Perón parecía una edición criolla de los líderes fascistas de la Europa de entre guerras. Por lo tanto, la mayoría no lo apoyó en las elecciones de 1946 ni en las presidenciales de 1951, ni en varias gubernamentales. Al mismo tiempo, el Estado de Israel, con su primer embajador en este país, cultivó excelentes relaciones con el gobierno peronista, y eso creo fricciones entre la Embajada Israelí y la dirigencia de la comunidad judía en este país.

El hecho que el embajador participó eventos organizados por la sección judía del gobierno peronista, la Organización Israelita Argentina, y estuvo al lado de Perón y Evita en varias oportunidades, causó una sensación incomoda en varios dirigentes judíos. Sin embargo, para el diplomático israelí estaba bien claro que los intereses de este Estado recién nacido, con tantas dificultades económicas y con la necesidad de buscar amigos en la escena internacional, todo eso exigió cultivar relaciones muy amistosas, y por lo tanto ignoró los consejos de varios dirigentes judíos.



¿Cuál fue la diferencia que existió en el caso Eichmann?
El secuestro del criminal de guerra nazi causó reacciones de todo tipo entre los judíos de este país. Normalmente la literatura prefiere ignorar las críticas por parte de distintos judíos acerca de esta medida, porque todos nosotros estamos a favor del juicio de los criminales de guerra nazi.

Muchos estaban enojados con el Estado de Israel por tomar esta medida durante el mandato de Arturo Frondizi, un presidente democrático, radical, que se mostró siempre muy abierto hacia los judíos y que fue militante durante décadas en contra del fascismo y antisemitismo. Tomar una decisión de este tipo implicaba un daño a la soberanía argentina. Además muchos judíos tenían miedo de posibles ataques por parte de distintos grupos de extrema derecha, ya que ellos tendrían que pagar por la determinación de secuestrar a Eichmann. Después ese miedo se vio acertado, ya que los judíos argentinos pagaron el precio por la decisión de David Ben Gurion y el Estado de Israel. A raíz de este secuestro empezó una ola de antisemitismo, la peor que ha experimentado esta colectividad desde la semana trágica de 1919.

Que no hubo ninguna consulta previa con la dirigencia judía y que no se tomaron en cuenta las posibles reacciones que podría provocar, causo cierta incomodidad entre los judíos.



¿Hasta que punto la Argentina se transformó en un santuario nazi ¿

Es cierto que llegaron criminales de guerra, simpatizantes con el III Reich o colaboracionistas con los países del Eje. Sin embargo, Argentina no fue el único país de refugio para los criminales de guerra. Los que llegaron acá eran, principalmente, grupos católicos que colaboraron con el III Reich en Croacia y en distintos países del centro y este de Europa. Criminales de guerra llegaron algunas decenas y no en el marco de un esfuerzo coordinado por el gobierno peronista, sino con documentos de la Cruz Roja Internacional, con una identidad falsa, y entraron sin provocar mucha atención por parte de las autoridades o de la sociedad. Me parece que hay un mito un poco exagerado acerca de la Argentina como “el refugio” de criminales de guerra nazi. Eso no es para justificar la entrada ni de uno solo, pero yo me siento un poco incomodo con este mito algo exagerado acerca de la Argentina de Perón como el país que abrió sus puertas sin distinción a cualquier criminal de guerra.



¿Cuál fue el significado de la neutralidad argentina en la Segunda Guerra Mundial?

Muchos factores jugaron en la formación de la política de neutralidad. Estar tan lejos de los campos de batalla significó que lo que se desarrollo en Europa no tenía influencia tan directa en la vida diaria de los argentinos; además, la neutralidad en la Primera Guerra Mundial con Irigoyen y la UCR en el poder, también jugaron un papel. Argentina pudo aprovechar ambas guerras para sus intereses, sobre todo económicos: vender sus productos en el mercado internacional.

No cabe la menor duda que ciertos sectores de la sociedad argentina simpatizaban con el III Reich: grupos en la iglesia católica, en el ejército argentino, entre los nacionalistas. Sin embargo, la neutralidad argentina sirvió a los intereses de Gran Bretaña, ya que mientras Estados Unidos presionaba para que la deje, los ingleses estaban a favor de mantenerla, porque solamente de esta manera los barcos podían salir de los puertos argentinos con carne y cereales para la población sitiada de la ciudad de Londres o para los soldados británicos que estaban en los campos de batalla.



¿Por qué la tercera coyuntura se da durante el gobierno militar?

Esto tiene que ver las excelentes relaciones entre el gobierno israelí y la junta militar de los años 70 y la desaparición de tantos judíos en este país. No es fácil trabajar sobre este problema ya no todos los documentos están abiertos al acceso de los investigadores, y además, como la dimensión militar de estas relaciones eran tan importante, mucha documentación no está en los archivos, sino en distintos ministerios relacionados con la exportación de equipos militares a la Argentina.

Lo que está bien claro es que el Estado de Israel pudo haber hecho más de lo que hizo para salvar a judíos de esta tragedia. No es para decir que no hizo nada, sin embargo, cuando hablé con distintos diplomáticos israelíes enfatizan el papel jugado en la liberación de Timerman. Yo insito en los judíos prisioneros menos conocidos. En esos años la censura israelí no dejó a la prensa hebrea publicar artículos acerca de lo que sucedía, el Parlamento no dejó ninguna discusión acerca de las relaciones con Argentina y la desaparición de muchos judíos.



Llegamos a una época más cercana ¿qué problema trajo la crisis económica con la relación entre Israel y los judíos argentinos?

Durante la crisis económica de 2001, el problema surgió por las distintas políticas entre el gobierno de Ariel Sharon y el Joint. Sharon quería aprovecharla fomentar la aliá y no mostró suficiente interés en asegurar el futuro de la colectividad judía en este país. El Joint promovió otra política: ayudar a todos los judíos necesitados, sin distinguir entre los que tenían la intención de irse o quedarse. Algunos políticos israelíes se dirigieron a las asociaciones judías norteamericanas y pidieron su ayuda nada más que para fomentar la aliá. Es el conflicto clásico que ha acompañado al movimiento sionista desde sus primeros momentos.



¿Por qué la relación entre Argentina e Israel tiene como nexo a Estados Unidos?

Porque parece que todos los presidentes argentinos, desde Perón a Kirchner han estado presos del mito de la enorme influencia judía en los Estados Unidos. Así que cada vez que querían mejorar las relaciones con Norteamérica hicieron un gesto con la colectividad judeo-argentina y el Estado de Israel. Uno puede ver como Perón enviaba recortes de prensa de norteamericana al embajador israelí diciéndole algo como: “Mire lo que se publica en los Estados Unidos en contra de la Argentina. Quizás, usted podría hacer algo para frenar estas críticas o esta campaña de anti Argentina”. Los diplomáticos israelíes a lo largo de las décadas contribuyeron para fomentar este mito, porque eso le sirvió a los intereses del Estado de Israel. Uno lo puede ver actualmente con Néstor Kirchner y su esposa que viajaron a Estados Unidos y se encontraron con representantes del Consejo Judío Mundial.




Número 423
Página Principal
Nros. Anteriores
Imprimir Nota




Comunidades
Periódico Judío Independiente

www.comunidades.delacole.com
E-mail: periodicocomunidades@gmail.com

Editores y Directores
Dr. Alberto J. Rotenberg - Prof. Natalio Steiner

Domicilio Postal
Casilla de correo Nro. 49 - (1872) Sarandí - Prov. de Bs. As

Teléfonos
4864-8738 (por la tarde)

Representantes en el Interior
Villa Angela (Chaco): Jacobo Garber - Moisés Ville (Santa Fe): Pedro Balhorn. Tel.: (03409) 42-0189.
Rosario: Saúl Bloj. Tel.: (0341) 433-1254. - Concordia: Batia Enguelberg. Tel.: (0345) 421-9822

Difundimos gratuitamente todas las actividades comunitarias.
Queda totalmente prohibida la reproducción total o parcial de los artículos de este periódico sin mencionar su origen.
La notas firmadas no representan necesariamente el modo de pensar de los Directores.

Registro Propiedad Intelectual
Nro. 206.708