Noticias DelaCole


23-07-2017

En Rotterdam, carteles de hombres judíos y mujeres musulmanas besándose desatan un escándalo

Una campaña de los Países Bajos en favor de la libre elección de pareja provoca una reacción violenta, vandalismo y amenazas.

AMSTERDAM (JTA) - En un país donde los juguetes sexuales se muestran en las vidrieras y los anuncios de televisión a menudo presentan desnudos, una foto de una pareja de heterosexuales vestidos puede no parecer un escándalo.

Pero precisamente esa imagen, parte de una campaña de carteles que celebra la diversidad en los Países Bajos, ha provocado un aspero debate, acusaciones de racismo, actos de vandalismo e incluso amenazas de quienes lo consideraron ofensivo.

La razón: Las mujeres representadas en una serie de carteles llevaban pañuelos musulmanes, incluida una mujer que se mostraba besando a un hombre que llevaba una kipá.

Para algunos de los detractores, la campaña de carteles fue una provocación diseñada para alterar la sensibilidad de los musulmanes holandeses y otras minorías no blancas. Pero a los partidarios de la campaña -incluidos algunos destacados miembros de la comunidad judía holandesa- fue una declaración importante acerca de la necesidad de contrarrestar el radicalismo y la coerción en la creciente minoría musulmana de los Países Bajos.

Iniciados por una activista musulmana por los derechos de las mujeres, Shirin Musa, los carteles forman parte de una iniciativa municipal de apoyo a las mujeres, en su mayoría musulmanas, que se enfrentan al abuso si eligen esposos que sus comunidades desaprueban. Con el lema "En los Países Bajos, usted elige a su propia pareja", los carteles se colocaron en las paradas de autobús y en las señales a lo largo de Rotterdam. Los partidarios de la iniciativa también entregaron volantes con las imágenes en las calles.

La campaña cuenta con cuatro parejas besándose contra un fondo con el icónico puente Erasmus: la pareja judeo-musulmana; Una mujer musulmana besando a un hombre rubio; Dos mujeres, una en un vestido del sur de Asia, y un hombre negro con una mujer que parece ser de ascendencia surasiática. (Leefbaar Rotterdam, la facción de derecha que lideró la campaña patrocinada por el municipio, no respondió a la pregunta de JTA sobre si las personas en los carteles eran parejas de la vida real o actores).

La campaña es en apoyo de "mujeres con antecedentes inmigrantes de comunidades patriarcales", dijo Musa en una entrevista en la televisión holandesa el mes pasado. Dichas mujeres, según ella, están sujetas a la violencia y la coacción por la elección de sus parejas.

Citando un estudio realizado en 2014 por el Verwey Jonker Institue, un grupo de investigación de política social, funcionarios holandeses dicen que hay entre 600 y 1.900 víctimas de matrimonio forzado en los Países Bajos. El informe también describe a esposas que están retenidas en cautiverio o abandonadas.

Prácticamente todos los principales medios de comunicación en los Países Bajos han informado sobre la controversia en torno a la campaña de carteles. En el programa de entrevistas "Pauw", el jefe del Partido Laborista holandés, Lodweijk Asscher, elogió la campaña como "hermosa".

Pero los carteles provocaron una reacción violenta entre algunos musulmanes, incluso dentro del propio partido de Asscher. Una de las representantes del Partido Laborista en el Ayuntamiento de Rotterdam, Fatima Talbi, escribió que estaba "furiosa" con la campaña, que ella dice trata a los musulmanes como "atrasados" convirtiendo el tema del matrimonio forzado en "Una cuestión de integración ".

Tunahan Kuzu, parlamentario del congreso holandés perteneciente al partido pro-islamista y pro-inmigrante Denk, que en las elecciones de marzo ganó tres bancas en la cámara baja, calificó la campaña de "provocativa, discriminatoria y condescendiente". Los carteles fueron vandalizados, la retórica de odio fue dirigida a sus partidarios en las redes sociales, y los activistas que distribuían volantes de campaña informaron de amenazas de violencia. La policía asignó a oficiales para vigilar a algunos de los activistas después de varios incidentes.

Un hombre le dijo a una activista de la organización Femme for Freedom de Musa: "Voy a golpearte en la pu.. cabeza si me das este folleto", dijo Tanya Hoogwerf, una concejal de Rotterdam, al canal de televisión PowNed el mes pasado.

Dos hombres se filmaron destruyendo un cartel que fue colocado en un refugio de autobuses.

"Elige tu propia libertad, dicen", dijo uno de los hombres mientras rompía el cartel.

Musa Movi, un conocido comediante musulmán, en un video llamao a los creadores de la campaña "mosquitos que no ves venir, pero cuando te dan - se acabó." Luego se golpeó el cuello como se hace al matar a un mosquito.

El cartel con el hombre que llevaba una kipá fue la imagen que más atrajo y criticas generó a los musulmanes, según Ronny Naftaniel, vicepresidente ejecutivo del grupo CEJI con base en Bruselas, una organización judía que promueve la tolerancia en Europa, y ex director del CIDI holandés, grupo judío que vigila el anti-semitismo.

En Maroc.nl, un sitio de noticias y un foro popular entre muchos musulmanes holandeses, un moderador llamó a la campaña el trabajo de "racistas y feministas que ... provocan a musulmanes durante el Ramadán con carteles de un judío besando a una mujer musulmana".

Pero, agregó Naftaniel, los detractores musulmanes tenían más probabilidades de centrarse en la representación de las mujeres musulmanas y menos en el hombre que llevaba una kipá.

"La crítica de los musulmanes fue que la campaña trata de hacer cumplir las normas sociales en la minoría musulmana", dijo Naftaniel. "Y creo que podemos debatir este tema: ¿Está la campaña diciendo que es bueno que la gente pierda su identidad, realicen casamientos interreligiosos entre sí provocando una gran mezcolanza?"

Aunque la campaña no provocó reacciones negativas en los círculos públicos judíos, dijo Naftaniel, "muchos judíos holandeses no quisieran ver a su hijo casarse con un musulmán, aunque no sienten la necesidad de decirlo".

A pesar de sus dudas acerca de cómo la campaña puede ser interpretada, Naftaniel en última instancia, apoya su mensaje de promoción de la libertad en la elección de pareja.

"Puedes elegir a alguien de una etnia diferente a la tuya. Pero no tienes que hacerlo. Y creo que la campaña podría haber sido más clara sobre esta distinción ", dijo.

Para Esther Voet, redactora en jefe del semanario judío holandés Nieuw Israelietisch Weekblad, "la intensidad de la oposición que generó esta campaña es la mejor prueba de lo necesario que es".

Esto demostró que hoy en los Países Bajos, "para muchos musulmanes, ver a un miembro de su propia comunidad besar a un judío es una imagen que cruza una línea, y eso crea resistencia", dijo a JTA. "Y ese sentimiento es precisamente el corazón de la razón por la que se inició esta campaña en primer lugar".



Fuente: Time of Israel

Para volver a Ultimas Noticias Click Aquí

Todas las Noticas
.
Antisemitismo
.
Argentina
.
Arte y Cultura
.
Comunidades Judeo-Argentinas
.
Internacionales
.
Israel
.
Memoria
.
Agenda de Actividades




LA VOZ y la opinión
Comunidades
La Voz Judía
Israel en Buenos Aires