LA VOZ y la opinión


Periodismos Judeo Argentino Independinte
GENDARMERÍA y las “tareas de fondo” que el Gobierno le encomendó a sus jefes
Por Juan José Salinas
jotajotasalinas@gmail.com
Leí la crónica del corresponsal de El País acerca de la desaparición de Santiago Maldonado, El último desaparecido argentino. No entiendo por qué Carlos Cué se refiere a los desaparecedores como “la policía” cuando yo en su lugar hubiera escrito “Gendarmería” y aclarado que se trata de un cuerpo militarizado similar a la Guardia Civil española. Pero estas son minucias, lo importante es que en ella aparece Patricia Bullrich negando las obvias responsabilidades de aquella fuerza de seguridad, a la que ni siquiera la apartó de la investigación (vale decir, posibilitó que borrará evidencias). “No vamos a dar por hecho a una hipótesis mientras el juez no la asuma. no voy a hacer la injusticia de tirar a un agente por la ventana, prefiero asumir la responsabilidad como ministra. Echarlo sería lo fácil, lo que se hacía siempre. Yo necesito esa institución para la tarea de fondo que estamos haciendo”, dijo.

Pablo Noceti, jefe de Gabinete del Ministerio de Seguridad y ex defensor del general Galtieri. Dirigió el operativo en cuyo transcurso desapareció Santiago Maldonado.
¿Cuál es esa tarea de fondo? La Gendarmería es la principal fuerza represiva federal con que cuenta el Gobierno, y a la que acude cuando son cortadas rutas nacionales; es también la fuerza que más radicalmente oficialista se comportó durante las elecciones del domingo pasado y, sobre todo, es la encargada de chanchullos tan zafios y patosos como el de adulterar la hora de la muerte del fiscal Natalio Alberto Nisman a fin de reinstalar la delirante hipótesis de que el suicida fue asesinado por un comando mixto irano-venezolano entrenado en Cuba, tal como echaron a rodar algunas embajadas y se hicieron eco Eduardo Van der Kooy, columnista de Clarín, y Elisa Carrió.
Que Gendarmería falseé pericias no puede extrañar a quien tenga presente lo que hizo el segundo comandante de Gendarmería Osvaldo Laborda, que le hizo tanto en la Embajada de Israel como en el de la AMIA, en el que trabajó para la DAIA del encubridor Rubén Beraja.
Una muy buena nota firmada por Irina Hauser y Raúl Kollmann en Página/12 (ver aparte), puso en evidencia la grosera maniobra (una más de una larga serie, que tuvo en los últimos días episodios tan relevantes como la manipulación del conteo de los votos, el fraude manifiesto en al menos 270 mesas y el escandaloso trámite de suspensión del camarista Eduardo Freiler) y ofrece una exclusiva: que al parecer el occiso estaba drogado con ketamina, una droga disociativa (de la personalidad) sedante, analgésica y anenstésica con potencial alucinógeno (lo que podría explicar que buscara en su compu el significado de la palabra “psicodelia”) que hace concluir a los autores que “no puede descartarse que la usara para darse valor antes de quitarse la vida…”.
Curiosamente, cuando se hizo la autopsia se comprobó que Nisman había tomado un poco de vodka y clonazepam, pero nada se dijo sobre esta droga.




Agosto / Septiembre 2017 - Av / Elul 5777
Página Principal
Nros. Anteriores
Imprimir Nota




DelaCole.com


www.lavozylaopinion.delacole.com

E-mail: lavozylaopinion@gmail.com

Reg.Prop. intelectual 047343
Los ejemplares del periódico se pueden conseguir en los locales de los comercios anunciantes.

Auspiciado por la Sec. de Cultura de la Ciudad de Bs. As., Registro No 3488/2003 (15-01-04)

Editor y Director: Daniel Schnitman
Socio U.T.P.B.A 14867

Adherido a Sind. Intern. Prensa libre 4339

El contenido de los artículos es de exclusiva responsabilidad de los autores. Su inclusión en esta edición no implica presumir que el editor comparta sus informaciones o juicios de valor. Los artículos publicados pueden ser reproducidos citando la fuente y el autor. La dirección no se hace responsable por el contenido de los avisos publicados.

PRODUCTORA IDEAS DEL KOP S.A.