LA VOZ y la opinión


Periodismos Judeo Argentino Independinte
Soltar los sentimientos que se encuentran atorados en el alma es liberarse del sufrimiento que se enfrasco a través de la vida. Es volver a sentir.
Por Becky Krinsky
www.recetasparalavida.com
Los sentimientos que no se sueltan, se pudren y hacen un daño terrible a la persona que los guarda. Dejar ir, no quiere decir que
hay que olvidar o dejar de pensar en aquello que lastimo, molesto o incómodo. Dejar ir, quiere decir, aceptar sin dolo, ni reproche aquello que ha causado problema. Quiere decir trabajar con sensatez y conciencia lo que produjo estrés y poder continuar la relación que produjo el incidente desagradable. Como se dice, “para vivir bien hay que dejar ir”. Hay ocasiones en
que personas sufren por la causa de una confrontación lastimosa o les sucede algún evento que les produce incomodidad, por
lo que se cierran emocionalmente para protegerse y así, ya no puedan sentir nada. Evitan hablar del tema y por supuesto
cancelan todo tipo de contacto con la persona que los hirió. En otras situaciones, hay personas insisten que ya lloraron
suficiente o que hablaron tanto del tema que realmente no necesitan volver a discutir el asunto. Asegurando así que YA dejaron ir, que ya lo soltaron. Este tipo de gente, están seguras, que sus llantos y su duelo han sido suficientes, por lo que están listas para
continuar sin dolor ni resentimiento. Sin embargo ellas tampoco tienen la habilidad de sentir dicha y felicidad en plenitud.
Dejar ir las dos palabras necesarias para dejar de sufrir...Por supuesto que también existe otro tipo de personas, estas, utilizan
su dolor como escudo y creen tener licencia para maltratar a los demás. Estas personas les es muy gratificante recordar cada
momento y toda situación el daño que les hicieron, así, que buscan cualquier pretexto para recordarse ese dolor y utilizarlo en
peores casos. Encuentran el peor momento para vengarse o devolver el malestar. El guardar el dolor, adormece mucho más
allá que el malestar que no se pudo manejar. El retener los pensamientos o ignorar lo que se no se quiere sentir, desconecta a las
personas de la vida, les arrebata la alegría, limita sus propios sentimientos y los priva de vivir en plenitud. A pesar de que ellos
insistan que son felices y que ya soltaron aquello que les molestó. En realidad no tienen, ni tendrán una buena vida, porque
están lisiados emocionalmente. Tarde o temprano sus relaciones y su conexiones con el mundo se verán deterioradas, su
vida se limitará a gratificaciones inmediatas y la satisfacción al lastimar a otros con el fi n de sedar su propio dolor. Por lo tanto
queda más que claro que es necesario dejar ir, soltar y liberase de la carga emocional que solo causa pena y dolor prolongado.
Para dejar ir, hay que aceptar el dolor sin reproche, resistir la pena creada y amarse a sí mismo, para después tratar a los demás con compasión y bondad y vivir plenamente.
Dejar ir, para vivir mejor

INGREDIENTES:
• 1 taza de aceptación – reconocer y resistir el dolor sin acumularlo
• 2 rebanadas de fortaleza – valor para sentir y superar el daño
• 1 manojo de actitud positiva – compasión por los otros y buen ojo
• 2 cucharadas de perspectiva – reconocer todo lo bueno que se tiene
• 1 pizca de fl exibilidad – abrir las posibilidades y dejar el control.

RECOMENDACIÓN DE CHEF
Reconozco que me lastimaron que he sufrido y que aunque creo haber dejado ir el dolor, aun siento que puedo vivir mejor.
Aprender a quererme es a dejar ir mi Los sentimientos que no se sueltan, se pudren y hacen un daño terrible a la persona
que los guarda. Dejar ir, no quiere decir que hay que olvidar o dejar de pensar en aquello que lastimo, molesto o incómodo. Dejar ir, quiere decir, aceptar sin dolo, ni reproche aquello que ha causado problema. Quiere decir trabajar con sensatez y conciencia lo que produjo estrés y poder continuar la relación que produjo el incidente desagradable. Como se dice, “para vivir
bien hay que dejar ir”. Hay ocasiones en que personas sufren por la causa de una confrontación lastimosa o les sucede algún
evento que les produce incomodidad, por lo que se cierran emocionalmente para protegerse y así, ya no puedan sentir nada.
Evitan hablar del tema y por supuesto cancelan todo tipo de contacto con la persona que los hirió. En otras situaciones,
hay personas insisten que ya lloraron suficiente o que hablaron tanto del tema que realmente no necesitan volver a discutir el
asunto. Asegurando así que YA dejaron ir, que ya lo soltaron. Este tipo de gente, están seguras, que sus llantos y su duelo han
sido sufi cientes, por lo que están listas para continuar sin dolor ni resentimiento. Sin embargo ellas tampoco tienen la habilidad
de sentir dicha y felicidad en plenitud. Dejar ir las dos palabras necesarias para dejar de sufrir...Por supuesto que también
existe otro tipo de personas, estas, utilizan su dolor como escudo y creen tener licencia para maltratar a los demás. Estas personas les es muy gratifi cante recordar cada momento y toda situación el daño que les hicieron, así, que buscan cualquier pretexto para recordarse ese dolor y utilizarlo en peores casos. Encuentran el peor momento para vengarse o devolver el malestar. El guardar el dolor, adormece mucho más allá que el malestar que no se pudo manejar. El retener los pensamientos o ignorar lo que se no se quiere sentir, desconecta a las personas de la vida, les arrebata la alegría, limita sus propios sentimientos y los priva de vivir en plenitud. A pesar de que ellos insistan que son felices y que ya soltaron aquello que les molestó. En realidad no tienen, ni tendrán una buena vida, porque están lisiados emocionalmente. Tarde o temprano sus relaciones y su conexiones con el mundo se verán deterioradas, su vida se limitará a gratificaciones inmediatas y la satisfacción al lastimar a otros con el fi n de sedar su propio dolor. Por lo tanto queda más que claro que es necesario dejar ir, soltar y liberase de la carga emocional sufrimiento.

MODO DE PREPARACIÓN:
• Para poder ganar hay que saber perder. Dejar ir el dolor, da la apertura necesitaría para encontrar un nuevo camino. Retomar el poder y la responsabilidad personal, reconociendo que el corazón ha sido lastimado.
• Dejar ir es una acción que implica trabajo personal. Soltar el dolor libera las culpas y sufrimientos. El análisis
sincero y la confrontación hacia uno mismo es el único camino para dejar ir aquello que ha cerrado la posibilidad
de vivir en plenitud.
• La única persona que se beneficia al dejar ir es ella misma. Soltar el dolor descubre la potencialidad de vivir
armonía, compasión y plenitud. Estar bien con uno mismo es una necesidad básica para poder percibir la grandeza
y abundancia del mundo.

*Ganadora por tres años consecutivos del premio de excelencia en periodismo del San Diego Journal Club.


Febrero 2017 - Tevet / Shebat 5777
Página Principal
Nros. Anteriores
Imprimir Nota




DelaCole.com


www.lavozylaopinion.delacole.com

E-mail: lavozylaopinion@gmail.com

Reg.Prop. intelectual 047343
Los ejemplares del periódico se pueden conseguir en los locales de los comercios anunciantes.

Auspiciado por la Sec. de Cultura de la Ciudad de Bs. As., Registro No 3488/2003 (15-01-04)

Editor y Director: Daniel Schnitman
Socio U.T.P.B.A 14867

Adherido a Sind. Intern. Prensa libre 4339

El contenido de los artículos es de exclusiva responsabilidad de los autores. Su inclusión en esta edición no implica presumir que el editor comparta sus informaciones o juicios de valor. Los artículos publicados pueden ser reproducidos citando la fuente y el autor. La dirección no se hace responsable por el contenido de los avisos publicados.

PRODUCTORA IDEAS DEL KOP S.A.