Comunidades


Periódico Judío Independiente
Construyendo la paz con ladrillos de seguridad
Julián Schvindlerman

Especial para Comunidades

Hay tantas percepciones erradas en torno a la valla de seguridad que Israel está actualmente construyendo alrededor del Margen Occidental que es difícil decidir por donde empezar un comentario desmitificador.

Comencemos con un punto a lo mejor persuasivo: le toma menos tiempo a un terrorista suicida caminar desde la aldea palestina de Kalkiliya a la ciudad israelí de Kfar Saba, que lo que le toma a un lector leer la página de opinión de cualquier diario. En quince minutos un terrorista puede recorrer esa distancia a pie, tal como lamentablemente varios lo han hecho en el pasado.

Durante los tres primeros años de Intifadah palestina, 127 terroristas suicidas lograron cruzar a Israel desde la Ribera Occidental, dieron muerte a 428 israelíes e hirieron a otros muchos. Otros 573 terroristas intentaron infiltrarse en ese período. Esperemos que esta información resulte relevante para quienes aducen que el gobierno israelí está construyendo la valla por razones políticas, no de seguridad.

Los críticos dicen que la valla no garantizará el 100% de inmunidad frente a atentados terroristas. Esto puede ser cierto, pero aún si "solamente" minimizara el número de víctimas valdría la pena hacerla. Para el caso, existe un precedente ilustrativo. En 2001 una valla fortificada fue construida en la Franja de Gaza, y desde entonces ni un solo terrorista suicida logró penetrar a Israel. Razón por la cual el 71% de los israelíes (según una reciente encuesta publicada por Yediot Ajaronot y reproducida por Comunidades) apoya la valla del Margen Occidental.

Los críticos dicen que Israel está construyendo un muro. Algunos incluso lo denominan -increíblemente- un "Muro de Berlín". De hecho, solo 8 km de los 140 km ya construidos constituyen secciones de muro concreto. El resto (alrededor del 95% de la valla) es un vallado metálico con sensores eléctricos.

Los críticos dicen que la valla crea dificultades para muchos agricultores palestinos, que los separa de sus fuentes de ingresos (por ejemplo, árboles de olivos), y que impedirá que trabajadores ingresen a Israel. La valla de la Ribera Occidental ya posee 42 puertas para facilitar el acceso a Israel en tanto que diplomáticos israelíes dicen que habrá compensaciones según corresponda. Nuevamente, la valla de Gaza provee una referencia interesante. El militar Doron Almog, ex titular del Comando Sur israelí, responsable por la valla de Gaza, ha explicado que en diciembre de 2000 -justo antes de que comenzara la construcción del vallado- cerca de 3000 palestinos trabajaban diariamente en la zona industrial Erez. Como resultado de la mejoría en la situación de seguridad, hoy 5000 palestinos trabajan allí.

Pero aún si la valla fuera a cancelar todos los beneficios para los palestinos, uno podría legítimamente preguntar que "derecho perpetuo" tienen ellos a trabajar en Israel en primer lugar, y bajo que estándar moral y lógico debieran los árboles de olivos palestinos tomar precedencia por sobre las vidas humanas israelíes.

Los críticos dicen que la valla cruza la Línea Verde, que toma "tierra palestina". Esto es cierto, pero uno debería notar que estamos hablando de un 3-4% de territorios en disputa. Tal como el analista político David Makovsky observó, porciones de la valla están ubicadas dentro del Margen Occidental porque alrededor del 75% de los 226.000 colonos israelíes viven en un 5% de territorio de Judea y Samaria adyacente a la Línea Verde. Aún los maximalistas desean anexar a lo sumo un 10-15% de las áreas disputadas, lo que dejaría a la Autoridad Palestina en control del 85-90% del Margen Occidental. (Recuerde que la oferta Clinton-Barak de julio de 2000 hubiera dado a los palestinos un 95-97% de la Ribera Occidental, una cifra no radicalmente diferente de la actual).

El tema real, sin embargo, no es que la valla tome un 3% o un 4% de tierra "de más", sino que de hecho está cediendo más del 95%, como el académico Barry Rubin aptamente señaló. En otras palabras, la administración Sharon, con vasto apoyo popular, está en efecto dividiendo la Tierra de Israel, creando espacio para la eventual realización de la auto-determinación palestina en las áreas disputadas, y poniendo fin a la falsa acusación de que Israel es un estado expansionista.

El difunto Itzjak Rabín tomó el poder en 1992 con la promesa de "Quitar Gaza de Tel-Aviv" tal como un eslogan de campaña postulaba en aquél entonces. Una década después, Ariel Sharon está procurando quitar el Margen Occidental de Tel-Aviv también. La pregunta del millón es: ¿permitirán los críticos del extranjero que él lo haga?

19 de Noviembre de 2003 - 24 de Jeshvan de 5764

Comunidades
Periódico Judío Independiente

www.comunidades.delacole.com
E-mail: comunidades@delacole.com

Editores y Directores
Dr. Alberto J. Rotenberg - Prof. Natalio Steiner

Domicilio Postal
Casilla de correo Nro. 49 - (1872) Sarandí - Prov. de Bs. As.

Teléfonos
4864-8738 (por la tarde)

Representantes en el Interior
Villa Angela (Chaco): Jacobo Garber - Moisés Ville (Santa Fe): Pedro Balhorn. Tel.: (03409) 42-0189.
Rosario: Saúl Bloj. Tel.: (0341) 433-1254. - Concordia: Batia Enguelberg. Tel.: (0345) 421-9822

Difundimos gratuitamente todas las actividades comunitarias.
Queda totalmente prohibida la reproducción total o parcial de los artículos de este periódico sin mencionar su origen.
La notas firmadas no representan necesariamente el modo de pensar de los Directores.

Registro Propiedad Intelectual
Nro. 206.708