Comunidades


Periódico Judío Independiente
Derechos de las minorías en un estado islámico
David Mandel

En el mundo hay millones de personas – incluyendo varios cientos de judíos israelíes - que desean que desaparezca el estado de Israel, y sea reemplazado por un estado binacional con mayoría musulmana. Ese estado, a juzgar por la popularidad que goza Hamas, organización islámica extremista, entre los palestinos, probablemente se convertiría en un estado islámico, al estilo de Irán o Arabia Saudita.
Por lo tanto, es importante saber que derechos tienen las minorías judías y cristianas que viven bajo un régimen islámico.
El estado islámico es un estado donde prima la religión islámica sobre los principios democráticos de igualdad religiosa, étnica y sexual. El jefe de estado debe ser musulmán, y está obligado a conducir el país de acuerdo al Corán y a la ley islámica. Es ilegal criticar al gobierno o a las leyes islámicas. El que lo hace se expone a severas penas de cárcel, o incluso hasta de muerte.
En el estado islámico la población está dividida en dos grupos, los musulmanes que creen en la ideología islámica que gobierna el estado, y los no-musulmanes que no creen en ella. El gobierno, la administración y la política del estado están exclusivamente en manos de los musulmanes
El estado islámico tiene la obligación de discriminar entre musulmanes y no musulmanes, de acuerdo a "Shariah", la ley islámica.
Los no-musulmanes están divididos en dos categorías:
A) Dar-ul-Harb (Casa de Guerra), denominación que se refiere a los no-musulmanes que viven en países con los cuales aún no se ha llegado a un acuerdo o convenio de paz.
B) Dar-us-Salam (Casa de Paz), no-musulmanes que están divididos en tres sub-categorías:
a) Los Zimmis, (gente en custodia) son los no-musulmanes que residen en países musulmanes. Están sujetos a las leyes islámicas, y pagan un tributo para poder recibir protección y seguridad.
b) Gente del Hudna (tregua) son los que han firmado un tratado de paz con los musulmanes. Viven en su propio país, pero, al igual que los zimmis, están sujetos a la jurisprudencia islámica.
c) Mustamin (protegidos) son las personas que vienen por un período temporal a los países islámicos como turistas, estudiantes, embajadores, hombres de negocios. No tienen que pagar tributo. Una vez de regreso en su país natal vuelven a la categoría de dar-ul-harb.
En el caso de que Israel se volviera un estado binacional, con mayoría musulmana bajo un régimen islámico, los judíos serían considerados Zimmis.
Los zimmis tienen la obligación de pagar un tributo especial, llamado jizya, que les asegura que se respetarán sus vidas y sus propiedades. No se les considera ciudadanos con iguales derechos. No están autorizados a practicar su religión en público, y les es prohibido construir nuevas iglesias, templos o sinagogas, aunque pueden renovar las antiguas No pueden rezar en voz alta. No pueden imprimir sus libros religiosos ni venderlos en lugares públicos, excepto a sus propios correligionarios en las iglesias y templos. No pueden congregarse en las calles durante sus festivales religiosos, sino ir individual y calladamente a su iglesia o templo. No pueden enrolarse en el ejército.
Aunque la ley islámica prohíbe a los musulmanes forzar a los zimmis a convertirse, es deber de cada musulmán predicarles las virtudes del Islam para que se conviertan voluntariamente. Una vez que alguien se ha convertido, ya no puede cambiar de idea, y si persiste en la apostasía merece la pena de muerte.
Los zimmis están obligados a acatar las leyes islámicas en cuestiones penales y civiles. Los castigos son los establecidos por el Islam, tales como amputarle la mano al ladrón. Aunque los zimmis tienen iguales obligaciones, no tienen iguales derechos. Por ejemplo, no pueden recibir licencia para portar armas.
Un musulmán puede casarse con una mujer zimmi, pero un zimmi no puede casarse con una mujer musulmana. Aún cuando uno solo de los padres se convierte, la pareja tiene la obligación de criar a los hijos en la religión musulmana.
Los zimmis no pueden atestiguar en juicios contra musulmanes, solo contra otros zimmis. Los zimmis no pueden tener autoridad sobre musulmanes, incluso en firmas privadas, porque eso significaría estar en posición superior al musulmán, situación inaceptable para la ley islámica.

Conclusión: Tomando en cuenta todo lo arriba expuesto, yo aconsejaría a aquellos judíos israelíes que rechazan la idea de un estado judío y abogan por un estado binacional, que lo piensen nuevamente.

Número 419

Comunidades
Periódico Judío Independiente

www.comunidades.delacole.com
E-mail: comunidades@delacole.com

Editores y Directores
Dr. Alberto J. Rotenberg - Prof. Natalio Steiner

Domicilio Postal
Casilla de correo Nro. 49 - (1872) Sarandí - Prov. de Bs. As.

Teléfonos
4864-8738 (por la tarde)

Representantes en el Interior
Villa Angela (Chaco): Jacobo Garber - Moisés Ville (Santa Fe): Pedro Balhorn. Tel.: (03409) 42-0189.
Rosario: Saúl Bloj. Tel.: (0341) 433-1254. - Concordia: Batia Enguelberg. Tel.: (0345) 421-9822

Difundimos gratuitamente todas las actividades comunitarias.
Queda totalmente prohibida la reproducción total o parcial de los artículos de este periódico sin mencionar su origen.
La notas firmadas no representan necesariamente el modo de pensar de los Directores.

Registro Propiedad Intelectual
Nro. 206.708