Comunidades


Periódico Judío Independiente
Argentina y el mundo
“ LA POLITICA EXTERIOR ARGENTINA ESTA A LA DERIVA “

Luciano Stilman

Emilio Cárdenas, quien se desempeñó como representante permanente argentino en la ONU, analizó la actualidad nacional y su relación con el contexto internacional que se vive hoy en día.

Firme, frontal, sin pelos en la lengua y sobre todo con mucha firmeza en cada una de sus respuestas, Emilio Cárdenas le contó a Comunidades como ve a la Argentina en sus conflictos internacionales, la relación con el resto de los países latinoamericanos (especialmente Venezuela y Uruguay), la posible candidatura de Cristina Kirchner para la presidencia y los temas más trascendentes para la comunidad judía argentina: el conflicto palestino-israelí y la causa AMIA.

¿Cómo ve la inserción de Argentina en el nuevo contexto internacional y latinoamericano?


En los últimos tiempos la Argentina parece haber perdido espacios y protagonismo, tanto en el contexto internacional, como en el contexto latinoamericano. En el primero de los casos me preocupa, por ejemplo, que la Argentina no esté en el Consejo Económico y Social de la ONU como ha sido siempre tradicional luego de que nuestro país culmine una presencia de dos años en el Consejo de Seguridad de esa organización. También me preocupa en el rol, más bien secundario, asumido en materia de reestructuración del comercio internacional y eliminación del proteccionismo agrícola. En el plano latinoamericano, la Argentina tiene hoy una posición demasiado cercana a Hugo Chávez. Jugamos, en rigor, un papel de “junior partner” de Chávez.

Nuestro papel en la “Cumbre” de las Américas, en Mar del Plata, fue lamentable. Especialmente cuando éramos anfitriones. Lo mismo puede decirse respecto de haber permitido que Chávez provocara, desde nuestro propio suelo, cual “dueño de casa”, a los Presidentes Bush y Vázquez, en oportunidad de la visita reciente del primero al Uruguay.

Argentina no solo acompaña a Chávez ideológicamente, en empresas como Telesur, o en el proyecto del Banco del Sur, sino que nuestro presidente opta frecuentemente por ubicarse ostensiblemente “en las cercanías” de la posición venezolana, aún a costa de lastimar nuestra tradicional intimidad con Brasil.


Venezuela tiene hoy un gobierno totalitario, que restringe las libertades esenciales de su pueblo, incluyendo la libertad de opinión; con perfiles antisemitas, y, peor aún, con insólitas “alianzas estratégicas militares” con Irán y Bielorrusia. Como si eso fuera poco, la administración de Chávez viola descarada y constantemente el principio de “no intervención” en los asuntos internos de otros estados y pretende exportar su modelo a otros países de la región. Esto con una cuota de ingerencia abierta, como ocurre en Bolivia, Ecuador, y ahora en Nicaragua.


La intimidad con Venezuela en política exterior puede, quizás, tener una explicación. Pese a algunas cifras aparentemente elocuentes, que demuestran que la Argentina (favorecida por un contexto externo que la ayuda enormemente, sobre todo en materia de exportación de “commodities”) en rigor no puede concurrir a los mercados internacionales de capitales de los que sigue excluida como consecuencia de una renegociación que se tomó como prepotente de nuestra deuda externa, que ha dejado a miles de acreedores “en la vereda de enfrente”, tratando de cobrar sus acreencias. Lo que no es poca cosa.


Esto quiere decir que cuando nuestro país necesita tomar dinero prestado en el exterior ahora (luego de abandonado el ámbito del FMI) tiene una sola “opción” real, la de Hugo Chávez, lo que genera una clara “dependencia” del dictador caribeño, manifiestamente nociva para nuestro país.


No solo hemos perdido presencia en el escenario internacional y regional, sino que estamos equivocando el camino al acompañar -de cerca- a la Venezuela de Hugo Chávez en algunas de sus múltiples aventuras regionales.

Desde su punto de vista, ¿cuáles son los lineamientos generales de la política exterior argentina? ¿Cuáles son los aspectos positivos y negativos?


La política exterior argentina ha estado prácticamente a la deriva desde la realmente patética gestión externa del presidente Duhalde. Respecto de la gestión del presidente Kirchner es, quizás, posible distinguir dos momentos. El primero de ellos, en tiempos en que el Dr. Rafael Bielsa era canciller, signado por toda suerte de conflictos con nuestros vecinos, que conformaron un espiral de diferendos y rispideces sin precedentes en la historia reciente. Esa etapa fue una de enorme improvisación y arbitrariedad.

A ella le siguió la gestión del actual Canciller Jorge Taiana, algo más contemporizador que su predecesor, cercano ideológicamente a Hugo Chávez, y sumiso respecto de la “verticalidad” que exige el presidente Kirchner. Las actitudes intimidatorias, inflexibles y hasta groseras, sumada a la ausencia de una mínima cortesía y a la falta de civilidad continúan, aunque quizás en alguna menor medida, signando a nuestra política exterior, lo que es desgraciado.

¿Cuál es su opinión sobre el tema Argentina y papeleras uruguayas? ¿Existe un temor real de romper relaciones si continúa el conflicto?


El conflicto con el Uruguay sobre el tema de “las papeleras” y la incapacidad para encontrar soluciones consensuadas es un ejemplo de la pobreza de nuestra política exterior antes mencionada. No obstante, la hora de la verdad parece acercarse a pasos agigantados con la próxima puesta en marcha de la planta industrial ubicada en la localidad de Fray Bentos, Uruguay. Si la planta, que operará con la tecnología más moderna, no contamina, los daños y perjuicios efectivamente infligidos a nuestros vecinos aparecerán claramente como injustificables.

¿Qué opinión le merece la posible candidatura de Cristina Kirchner como presidenta argentina?


Tengo realmente muy poco entusiasmo por la posible candidatura de Cristina Kirchner a la presidencia de la Argentina. No me impresiona, para nada.

No puedo olvidar que ella ha sido la responsable directa de coartar la independencia de nuestro Poder Judicial al impulsar una reforma absolutamente desafortunada del Consejo de la Magistratura que somete a nuestros jueces a la influencia del poder político, concretamente al Poder Legislativo. Esto es afectar abiertamente su independencia e imparcialidad.

Me preocupa también -enormemente- que Cristina Kirchner no haya podido separarse de la siembra constante de resentimientos ocurrida en los últimos años desde lo más alto del poder, que parece haber crispado enormemente a nuestro plexo social, dilatado la reconciliación entre sus actores, y obligado al país a caminar hacia adelante mirando predominantemente hacia atrás, lo que no permite pensar en la necesidad de, más allá de la justicia, saber perdonar.


Creo también importante que se haga justicia respecto de todas las víctimas generadas por nuestros conflictos internos de la década del 70, sin excepciones injustificadas. Sin selectividad. Parece imprescindible que todos quienes -sin excepción- violando las Convenciones de Ginebra de 1949 asesinaron impunemente a civiles inocentes sean juzgados y asuman, en su caso, las responsabilidades que les caben. Respecto de esto, no creo que los indultos o perdones puedan mantenerse, para nadie. Porque asesinar a civiles inocentes es un crimen de lesa humanidad absolutamente injustificable, no solo cuando los culpables están vinculados al Estado o son sus agentes, sino también cuando ellos no lo están, desde que las Convenciones aludidas son de aplicación tanto a los conflictos “internacionales”, como a los conflictos “internos” y tanto a los gobiernos y sus agentes, como a los movimientos guerrilleros o insurgentes. Nadie está, entonces, excluido de la obligación de no asesinar a civiles inocentes, lo que es -siempre- una cobardía inaceptable para el derecho internacional.

¿Cuál es y cómo considera la posición del actual gobierno argentino frente a el conflicto palestino- israelí?


Soy de los que creen que la Argentina debiera seguir mucho más de cerca la evolución del conflicto, con un grado de compromiso en participar y apoyar las iniciativas de paz que debiera ser mucho más activo y evidente.


La cercanía con Chávez no ayuda tampoco en esto, para nada. Nuestro vecino caribeño está muy cerca de Hezbollah y Hamas.


Se me acumulan asimismo algunas serias dudas respecto de la posición argentina en el Consejo de Derechos Humanos de la ONU, organismo que va camino a una frustración similar a la que generó su predecesor, la Comisión de Derechos Humanos, desde que parece estar dedicado a presionar a Israel, más que a nadie, desequilibradamente entonces.

Con respecto al conflicto con Irán por el atentado a la AMIA, ¿qué análisis hace del mismo?

Creo que la posición de la Argentina en la causa AMIA ha mejorado, al no temerle a la investigación de la llamada “conexión iraní”.


Lo cierto es que hasta ahora el manejo específico de esta investigación ha sido absolutamente insatisfactorio. Vergonzoso, más bien.


La constante ingerencia de ex funcionario de la administración del Presidente Kirchner, el ex piquetero D’Elía, es realmente penosa y naturalmente perjudica la imagen de la administración nacional, porque D’Elía sigue obviamente siendo un hombre “cercano” al Presidente Kirchner, que le es útil, y porque, además, algunos sus familiares parecen no haber abandonado el sector público.


Creo que la investigación en la causa AMIA puede eventualmente acercarse a descubrir la verdad, pero soy realmente muy escéptico respecto de que todos los culpables reales puedan, en definitiva, ser encerrados.

Número 419

Comunidades
Periódico Judío Independiente

www.comunidades.delacole.com
E-mail: comunidades@delacole.com

Editores y Directores
Dr. Alberto J. Rotenberg - Prof. Natalio Steiner

Domicilio Postal
Casilla de correo Nro. 49 - (1872) Sarandí - Prov. de Bs. As.

Teléfonos
4864-8738 (por la tarde)

Representantes en el Interior
Villa Angela (Chaco): Jacobo Garber - Moisés Ville (Santa Fe): Pedro Balhorn. Tel.: (03409) 42-0189.
Rosario: Saúl Bloj. Tel.: (0341) 433-1254. - Concordia: Batia Enguelberg. Tel.: (0345) 421-9822

Difundimos gratuitamente todas las actividades comunitarias.
Queda totalmente prohibida la reproducción total o parcial de los artículos de este periódico sin mencionar su origen.
La notas firmadas no representan necesariamente el modo de pensar de los Directores.

Registro Propiedad Intelectual
Nro. 206.708