Comunidades


Periódico Judío Independiente
JANUKÁ, LA OSADÍA DE LOS DÉBILES Y EL MILAGRO DE CREER
Uriel Entenberg

JANUKÁ

Januká es una fiesta cuyos orígenes se remontan a la época de la dominación helénica y se celebra en recuerdo de la liberación del Templo de Jerusalem de manos de los griegos.

El significado de la palabra Januká es "inauguración": Judas Macabeo purificó el santuario y construyó un nuevo altar que fue inaugurado el 25 de Kislev del año 164 a.e.c.

El milagro de Januká consistió en que el aceite, que contenía la vasija, para alimentar el fuego de las luminarias para un día, duró ocho.


UN POCO DE HISTORIA

En el siglo IV, desde su Grecia natal, Alejandro de Macedonia planeaba conquistar al mundo para imponer la cultura helénica: la idolatría a sus Dioses, la práctica de su culto y la creencia en sus ideales.

En el año 175, el poder absoluto del imperio fue tomado por Antioco Epifanes, quien en su intento por asimilar a los judíos, que no habían cedido hasta entonces, prohibió muchos de los rituales hebraicos e introdujo ídolos griegos en el Gran Templo de Jerusalem.

Por esos días, en la lejana aldea de Modiín, una rebelión incipiente ya se hacía sentir: bajo la conducción de Matitiahu y sus cinco hijos, un grupo de luchadores judíos, mas conocidos como los Macabeos, pelearon contra el ejército griego y triunfaron, expulsando y humillando al enemigo y purificando al sagrado templo.


LOS PROTAGONISTAS

Los jashmonaim (Asmoneos) fueron una familia de Kohanim (sacerdotes) que dirigió la rebelión Macabea que sofocó el intento de conquista de Iehudá por parte de los sirios-helénicos y que la gobernó hasta la conquista romana.

El fuerte liderazgo de Matitiahu y sus cinco hijos y su convencimiento de que la cultura judía no debía claudicar ante quienes intentaban eliminarla hicieron que el triunfo sobre los Seleucidas fuera mayor pues también consiguieron que Iehudá se convirtiera en Estado Independiente.

Luego de fallecer Matitiahu fue su hijo Iehudá quien tomó el mando. Al cabo de varios años lo sucedieron Ionatán (161 a.e.c.) y Shimón (142 a.e.c.). Los Macabeos siempre son sinónimo de unidad, osadía, persistencia y coraje, valores que utilizaron los judíos en las distintas batallas y que les permitieron obtener grandes victorias.


TRADICIONES Y COSTUMBRES

La Mitzvá (precepto) principal de esta fiesta que debe cumplirse es encender velas en un candelabro de 8 brazos llamado Janukiá. El encendido debe hacerse con la puesta del sol y debe arder por media hora como mínimo. Cada día una vela es añadida al candelabro hasta cumplir el total de 8 y quien enciende la vela debe pronunciar la siguiente bendición:


"Bendito sea D’s que nos santificó con sus preceptos y nos ordenó encender las velas de Januká que hizo milagros con nuestros antepasados en aquellos días en estos tiempos".


La primer noche debe pronunciarse también el Shehejeianu y luego del encendido se recita Hanerot Halalu y se canta el Ma’oz Tzur. En ese momento la familia reunida come Sufganiot (pastelitos fritos) en aceite mientras los niños juegan con un Sebivón (perinola) y reciben regalos o dinero. La mitzvá es completa cuando la Janukiá está colocada en la parte posterior de la puerta de entrada a la casa o en alguna ventana para que el milagro se difunda entre los transeuntes. En estos rituales tienen amplia participación los niños y las mujeres pues se reconoce su importante papel en la rebelión que nos liberó de la opresión helénica.


ENSEÑANZAS DE LA FESTIVIDAD

La epopeya heroica de los macabeos nos recuerda la victoria de una minoría frente a un enemigo numericamente superior y a su vez pone de manifiesto la decisión y el coraje de un pueblo que lucha por su independencia y sus ideales de libertad.


ALGUNOS PENSAMIENTOS

Cuando pasa por mi mente el recuerdo de la lucha entre Matitiahu y los Macabeos contra Antioco y los Griegos no puedo evitar que los recuerdos de las luchas entre Moises junto al pueblo judío contra el Faraón y su ejército, entre Mordejai y sus seguidores y Haman con sus intentos de doblegarnos y entre Mordejai Anilevich (z’l) y nuestros mártires (z’l) contra la furia Nazi se aunen en mis pensamientos para expresar un sentimiento final:

En la bendición a la que hago referencia encontramos que "...hizo milagros con nuestros antepasados en aquellos días en estos tiempos..." entonces me pregunto ¿Por qué se hace alusión a dos tiempos completamente lejanos?...

He aquí una posible respuesta: Porque aquel milagro de derrotar a una fuerza superior en aquellos días permitió que nosotros podamos seguir con nuestra vida judía en estos tiempos. Por eso para finalizar me permito tomar un pensamiento de Sigmund Freud, uno de los padres de la ciencia moderna para dejarlo como profunda reflexión para los cientos de lectores de "La Ventana":

"Si no educais a vuestro hijo como judío lo privais de sus fuentes de energía, que no pueden ser reemplazadas por ninguna otra. Deberá luchar como judío y debeis desarrollar en él toda la energía que necesitara para esta lucha. No lo priveis de esa ventaja".


Uriel Entenberg

Estudiante Universitario

Diciembre de 2004

Comunidades
Periódico Judío Independiente

www.comunidades.delacole.com
E-mail: comunidades@delacole.com

Editores y Directores
Dr. Alberto J. Rotenberg - Prof. Natalio Steiner

Domicilio Postal
Casilla de correo Nro. 49 - (1872) Sarandí - Prov. de Bs. As.

Teléfonos
4864-8738 (por la tarde)

Representantes en el Interior
Villa Angela (Chaco): Jacobo Garber - Moisés Ville (Santa Fe): Pedro Balhorn. Tel.: (03409) 42-0189.
Rosario: Saúl Bloj. Tel.: (0341) 433-1254. - Concordia: Batia Enguelberg. Tel.: (0345) 421-9822

Difundimos gratuitamente todas las actividades comunitarias.
Queda totalmente prohibida la reproducción total o parcial de los artículos de este periódico sin mencionar su origen.
La notas firmadas no representan necesariamente el modo de pensar de los Directores.

Registro Propiedad Intelectual
Nro. 206.708